¿La gimnasia mental previene la demencia?

6 Nov

Las funciones cerebrales complejas y evolucionadas que nos caracterizan como seres humanos y que resumiremos en tres:

  1. Lenguaje.
  2. Razonamiento.
  3. Inteligencia, o capacidad para aplicar todas las funciones cognitivas para resolver de la manera más eficaz cualquier tarea.

Igual que el ejercicio influye en el desarrollo del músculo, la actividad mental y el aprendizaje remodelan el cerebro y pasan a formar parte de la reserva cognitiva del individuo.

La neuroplasticidad es la propiedad del cerebro de generar o ampliar circuitos y conexiones que faciliten la realización de nuevas tareas. También incluye la recuperación de tareas que se hubieran interrumpido por cualquier causa y que vuelven a estar operativas a través de circuitos y mecanismos compensadores. El cerebro, en condiciones favorables de estimulación, adapta su estructura para mejorar sus funciones y almacenar todo ese enriquecimiento cognitivo. La información se convierte en formación. En consecuencia, el propietario de una reserva cognitiva de calidad tarda más en perderla, y, por eso, decimos que es menos vulnerable a la demencia. El reparto de esa riqueza beneficia a los demás. Además de la herencia por descendencia, que es la que trasmiten los padres a sus hijos, está la herencia por influencia, que es la que multiplica el buen maestro entre sus discípulos.


Para más información, puede adquirir Alzheimer. Guía práctica para conocer, comprender y convivir con la enfermedad a través de este enlace: https://www.elalzheimer.com/el-libro/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *