Qué hacer ante un delirio de celos

16 Ene

Hoy nos escribe Adriana:

Mi padre dice que mamá tiene otros hombres y que ellos entran a la casa, que la ha visto a ella haciendo el amor con esa persona, y últimamente está utilizando un vocablo muy grosero para referirse a ella. Dice que la persona con la que ella lo engaña vive en frente de donde ellos viven. A parte dice escuchar personas que quieren meterse dentro de la casa, escucha que hablan de él todo el tiempo y en las noches ya casi no duerme por estar pendiente de que personas extrañas se metan a la casa o que mamá le abra la puerta al amante. Es una situación bien delicada e insostenible para ambos y más para el por qué se que sufre con una realidad que no es cierta. Me gustaría saber su opinión y qué puedo hacer.

Gracias.


Respuesta de los doctores Secundino López Pousa y Carlos Hernández Lahoz:

La situación que están viviendo, tal como la relata, supone un gran sufrimiento de todos ustedes. Para usted, que vive la confrontación entre los padres en una realidad no cierta. Para su madre que se siente ofendida por estas falsedades. Para su padre que cree firmemente que él, y solo él tiene la razón, y se ve abatido por estas circunstancias, de las que, por más que le digan y no tengan lógica, está convencido que son ciertas y con las que convive diariamente, sin que su cerebro le permita ver más allá de su realidad, negándose a aceptar lo que para nosotros es falso, pero que a él le ha cambiado su modo de vida, le hace sufrir y además no se ve comprendió por de los demás.

Las manifestaciones que presenta, y que supongo ya han sido consultadas con su médico de familia o especialista en psiquiatría o neurología, y si no lo ha hecho debe de hacerlo con urgencia, se definen como ideas delirantes  y alucinaciones que corresponden a un trastorno psiquiátrico. Como desconocemos la edad y sus hábitos es difícil poder orientar el tipo de proceso que las está causando. Estas manifestaciones pueden observarse en edades tempranas en personas que abusan de sustancias, en pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo, y en trastornos del espectro esquizofrénico. En  edades avanzadas, las manifestaciones  pueden aparecer en fases tardías de la en la enfermedad de Alzheimer, la demencia con cuerpos de Lewy, la enfermedad de Parkinson evolucionada, hematoma subdural crónico, tumores intracraneales y en cuando se cronifican los ictus  isquémico, sin descuidar otras enfermedades que afecten a otros órganos del cuerpo como el corazón (insuficiencia cardíaca, infarto agudo de miocardio, arritmias), infecciones  graves, insuficiencia renal, deshidratación, y en la impactación fecal y en la malnutrición.

Como ve existen muchas posibles causas, y por ello, si no lo ha hecho debe de consultarlo con su medido, que sin duda le ofrecerá el diagnostico. Por lo tanto, nuestra opinión, que es la que se establece en los tratados de medicina, básicamente establece tres condiciones: la primera es conocer la causa que origina la molestia y buscar el modo de corregirla, la segunda es crear, alrededor del paciente un ambiente tranquilo, de apoyo, evitando el enfrentamiento y las situaciones que pueden desencadenarle las molestias que padece, y la tercera es el tratamiento que le ofrecerá su médico, y que corresponde generalmente a mediaciones denominadas antipsicóticos, y que que deben de iniciarse, en lo posible, a dosis bajas para evitar efectos secundarios. También es recomendable, pero se lo dirá su médico, que evite mediaciones como los hipnóticos, las benzodiazepinas y los antidepresivos tricíclicos ya que pueden intensificar e incluso cronificar el proceso.


Para más información, puede adquirir Alzheimer. Guía práctica para conocer, comprender y convivir con la enfermedad a través de este enlace: https://www.elalzheimer.com/el-libro/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *