Cómo ayudar a un enfermo de Alzheimer con delirios de celos

2 Nov

Hoy nos escribe Ana:

Buenos días, mi madre tiene un principio de demencia senil. ¿Cómo debemos hacer, pues ella piensa que mi padre la engaña? Tienen 83 y 82 años. Mi padre no sale de casa, siempre está con ella. El problema es que se lo cree y las riñas son tremendas y se pone loca. No sabemos qué hacer. Gracias


Respuesta de los doctores Carlos Hernández Lahoz y Secundino López Pousa:

Estas situaciones afortunadamente no son frecuentes pero cuando se presentan siempre producen un gran malestar a nivel de toda la familia. El sufrimiento es tanto para la persona que sufre la celotipia, en este caso su madre, que está convencida, porque su cerebro le hace vivir como cierta esta información que nosotros sabemos que es errónea, pero que ella vive como real, y también para su padre, el marido, que no sabe cómo actuar, salvo negar los hechos.  Su padre, al sentirse acosado amenazado, niega el hecho e incluso puede enfadarse.  En medio la familia, sobre todo los hijos, intentaran decir a su madre que no es cierto, que papa siempre está a su lado, que no sale de casa,…Pero a pesar de todo ello la situación no mejora, se calma por momentos o incluso empeora con agresividad verbal o física por parte de la enferma que se ve engañada ya que nadie entiende o reconoce su situación.

En general los celos delirantes, en edades avanzadas, aparecen en enfermedades neurodegenerativas, en las que el cerebro pierde neuronas y los circuitos por los que se envían las señales, la información dejan de funcionar correctamente. La enfermedad en la que se producen más frecuentemente, generalmente, como señala usted, en primeras fases de una demencia, es en la denominada demencia con cuerpos de Lewy, aunque también pueden observarse  o bien estadios avanzados de la enfermedad de Alzheimer y más raramente en procesos cerebrales de origen vascular como infartos o embolias cerebrales o procesos oncológicos. En general en la demencia con cuerpos de Lewy los celos de la infidelidad del cónyuge se acompañan también de alucinaciones visuales específicas.

Esta situación siempre es muy dura emotivamente y difícil de resolver, aun así debemos de abordarla de varias maneras.

La primera es la realización de una consultarla con su medio de familia o con un neurólogo especialista en demencias quienes valoraran la oportunidad de ofrecer medicación. Se utilizan fármacos denominados neurolépticos (generalmente: aripiprazol ®, olanzapina ®, quetiapina ® o risperidona ®) que siempre deberán de utilizarse a las dosis lo más bajas posibles  para evitar los efectos secundarios (parkinsonismo), de los que los más importantesson: la alteración de la marcha y la sedación.

La segunda y tan importante como primera es el investigar la causa, que la puede provocar. Retirar de su campo visual,  fotografías o cuadros de personas especialmente mujeres, incluso de ella misma ya que puede no reconocerse, aunque diga que es ella. Retirar o cubrir con sabanas los espejos de la casa y sobre todo de la habitación  (en ocasiones puede ser el espejo del ascensor). Mantener la casa y las paredes lo más limpias posibles.

La tercera,  corresponde al marido y a la familia, evitar el contacto entre ellos en la medida que sea posible aunque es bueno que si salgan a pasear juntos por la calle.

La cuarta es en el entorno familiar. Tanto su esposo como sus hijos nunca le digan que no es cierto. Es evidente que no es cierto. Pero para ella, es como decirle que es tonta. Ella  lo está viviendo tan real como que usted está leyendo estas líneas. Por ello es bueno llevar la conversación en otro sentido. Mama , en el caso de un hijo o querida (mejor el nombre), en el caso del esposo, eso fue hace años, déjalo ya… e inmediatamente, sin que le de tiempo a su madre a decir nada introduzca un mensaje,…que te parece si vamos a tomar una café a…, a preparar…. vamos a… Lleve la conversación en tono relajado y dulce a un tema que sea del agrado de la persona enferma, de su madre o esposa en el caso del marido.  Estas medias no funcionará en los primeros días, dele un margen de tiempo de una o dos semanas y si todo ello no funciona lo aconsejable  es que lleve a su madre a un centro de día para que pase en el varias horas, como minino cuatro horas. Recuerde que su padre puede estar sufriendo tanto o más que ella esta situación, y si es el cuidador principal, intente ofrecerle el mayor apoyo posible.


Para más información, puede adquirir Alzheimer. Guía práctica para conocer, comprender y convivir con la enfermedad a través de este enlace: https://www.elalzheimer.com/el-libro/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *