¿Qué aportan algunos vegetales a la prevención del Alzheimer?

8 Feb

Las verduras y frutas son alimentos recomendables en general, pero además algunos vegetales tienen propiedades antioxidantes y neutralizan los residuos tóxicos que genera el organismo, especialmente durante el envejecimiento.

Hasta hace poco tiempo se suponía que el papel neuroprotector de frutas y verduras era debido al aporte de antioxidantes. Los productos vegetales complementarían el déficit de antioxidantes naturales, que el organismo deja de fabricar a causa del envejecimiento. Pero los mecanismos de acción son más complejos y no es suficiente con una suplementación de antioxidantes obtenidos de concentrados vegetales.

Las plantas a lo largo de la evolución han desarrollado mecanismos moleculares de protección frente a depredadores. Algunas elaboran productos tóxicos, de sabor amargo, que aunque no son propiamente insecticidas, actúan como repelentes de los insectos provocando su huida apenas los prueban a través de sus papilas gustativas. Cuando tomamos esos vegetales, los humanos ingerimos dichos tóxicos, pero en pequeñas cantidades no son perjudiciales ni dañinos para el organismo, sino todo lo contrario. Provocan un pequeño estrés celular que estimula la producción de antioxidantes naturales, que son los que mejor neutralizan los radicales libres que producimos. Esta capacidad para trasmitir de una especie a otra resiliencia frente al estrés, o dicho de otra forma, este mecanismo de fortalecimiento de la resistencia natural a través de determinados alimentos se llama hortesis.

El ejercicio por sí mismo y el ayuno que acompaña al descanso, después del ejercicio, reproducen lo mismo. Provocan un pequeño estrés celular que activa la protección antioxidante natural. Un pequeño estrés celular pone en marcha el sistema para combatir un estrés mayor, como es la presencia de radicales libres.

La hortesis recuerda algo a la vacunación, aunque sean dos cosas muy diferentes. La vacunación, con un virus o una bacteria atenuados, estimula las defensas del organismo mediante la fabricación de anticuerpos, que le hacen inmune frente a la invasión agresiva de esos mismos agentes microbianos en estado salvaje. En el caso de las plantas, un tóxico en pequeñas cantidades sirve de estímulo al propio cuerpo para la producción de antitóxicos naturales (antioxidantes).

Lo importante sería incorporar esos productos a la dieta diaria, pero en cantidades reducidas. No todas las plantas tienen desarrolladas estas características.

Los vegetales más valorados por sus propiedades hortésicas son:

  1. El brócoli, que es una inflorescencia rica en sulforafano. Esta sustancia tiene propiedades bactericidas frente a las bacterias que infectan el estómago. En los cultivos bacterianos de laboratorio, procedentes de muestras gástricas obtenidas por gastroscopia, el sulforafano mata incluso a las bacterias más resistentes a los antibióticos. También protege frente al cáncer de estómago, relacionado con gastritis crónicas de causa infecciosa.
  2. La cúrcuma, un rizoma originario de la India y cuyo colorante, la curcumina, entra a formar parte del curry.
  3. Las nueces, con preferencia a otros frutos secos (avellanas o almendras).
  4. Las uvas rojas y el vino tinto, por su contenido en resveratrol, que activa genes o proteínas reguladoras de genes, que aumentan la producción de antioxidantes naturales. Resveratrol promueve la autofagia y tiene propiedades antiinflamatorias y antiagregantes frente al acúmulo de péptido β-amiloide en el cerebro de los ratones que sirven como modelo de Alzheimer. En humanos se está ensayando con éxito, administrándolo en forma encapsulada. Los resultados iniciales al cabo de un año han sido discretamente favorables, comparados con los obtenidos por el grupo placebo, en cuanto a tolerancia y beneficio para prevenir el deterioro de los enfermos con Alzheimer. Pero también se está ensayando en otras enfermedades del envejecimiento, como diabetes mellitus tipo 2 y cáncer.
  5. El café, el y el cacao, que tienen en común: sabor amargo, olor aromático, acción estimulante cerebral derivada de su contenido en cafeína y propiedades antioxidantes que probablemente han desarrollado estas plantas frente a la acción de los rayos ultravioletas, al crecer en lugares con intensa irradiación solar. Sin embargo, también tienen diferencias…

Para más información, puede adquirir nuestro libro Alzheimer. Guía práctica para conocer, comprender y convivir con la enfermedad a través de este enlace: http://bit.ly/28JnrHk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *