Guía del Alzheimer: ¿La enfermedad de Alzheimer es una demencia?

17 Feb

La enfermedad de Alzheimer termina en una demencia.

                  Es importante diferenciar los conceptos de enfermedad de Alzheimer y demencia, ya que no son términos coincidentes. La enfermedad de Alzheimer tiene un curso evolutivo largo, al igual que otras del grupo llamado neurodegenerativo (enfermedades de Parkinson, de Huntington, por cuerpos de Lewy y otras), cada una con sus propios síntomas. Al principio, el Alzheimer no se muestra como una demencia, sino como un deterioro cognitivo leve. Al cabo de un tiempo, el deterioro se agrava hasta que en algún momento del curso de la enfermedad (generalmente varios años después del comienzo), aparece la demencia de tipo Alzheimer. El concepto de demencia solo lo utilizamos para definir el momento en el que un paciente, con la enfermedad cerebral que sea (neurodegenerativa como las citadas o de otra causa), presenta una pérdida de funciones cognitivas que le incapacitan para llevar una vida autónoma, independiente y sin ayuda. Las enfermedades citadas no empiezan por una demencia, ni mucho menos. La medicina predictiva aspira a diagnosticarlas precozmente y modificar su curso antes de que aparezca la demencia.

                  En la enfermedad de Alzheimer hay una progresiva muerte de las neuronas de la corteza cerebral. Todavía desconocemos cómo se pone en marcha y se extiende gradualmente el proceso. Los primeros síntomas son similares a los olvidos comunes de la vejez. A medida que avanza la enfermedad, la pérdida de memoria es cada vez mayor y empiezan a fallar otras funciones cognitivas. Llegado el momento, el sujeto pierde la capacidad para tomar decisiones y llevar a cabo las tareas de la vida cotidiana. La enfermedad de Alzheimer, cuando alcanza el grado de demencia, sigue un itinerario progresivo de menor a mayor severidad.

En todo el mundo occidental, las causas más frecuentes de demencia en las personas mayores son la enfermedad de Alzheimer y la demencia asociada a daño vascular cerebral. Cuando ambas causas concurren en el mismo individuo, se habla de una demencia mixta. El daño vascular cerebral añadido al Alzheimer lo agrava y acelera la progresión de la demencia.

       Para más información, puede adquirir nuestro libro Alzheimer. Guía práctica para conocer, comprender y convivir con la enfermedad a través de este enlace: http://bit.ly/28JnrHk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *