Consulta a los doctores: “¿De qué manera afecta el Alzheimer a los sentidos de los pacientes?”

20 Ene

Hoy nos escribe Antonia:

“Tengo un familiar cercano afectado por el mal del Alzheimer y empiezo a notar cómo van mermando sus capacidades poco a poco.

¿Podrían explicarnos de qué manera afecta esta enfermedad a los sentidos de los pacientes?
Muchas gracias”.
Respuesta del doctor Secundino López-Pousa:
“Estimada Antonia:
La enfermedad de Alzheimer es un trastorno neurocognitivo de larga evolución que cuando afecta a la persona de modo que no pueda realizar correctamente las funciones o actividades de la vida diaria, lo denominamos demencia o trastorno neurocognitivo mayor, según las nuevas nomenclaturas. Por lo tanto, cuando diagnosticamos a una persona de enfermedad de Alzheimer, ya lleva unos años con la enfermedad.
La enfermedad de Alzheimer tiene un largo recorrido; posiblemente cuando la diagnosticamos esa persona ya la ha estado desarrollando durante 15 o 20 años. Por lo tanto, es un proceso progresivo en el que aparecen muchas alteraciones, tanto cognitivas como psicológicas como conductuales.
Una de las primeras manifestaciones de la enfermedad de Alzheimer es la apatía, que en muchas ocasiones confundimos con depresión. Es posible que cuando se inicie, aunque ya existe la enfermedad de Alzheimer, todavía no hablemos de demencia. Generalmente, utilizamos el termino de demencia y de enfermedad de Alzheimer cuando aparece el déficit de memoria, que es el síntoma más importante de esta enfermedad y que a medida que va disminuyendo, que vamos perdiendo la capacidad de recordar,  nos imposibilita para la realización de muchas de las actividades más importantes en nuestra vida.
A medida que la enfermedad va avanzando y al mismo tiempo que la pérdida de la memoria se va agravando surgen otros cambios en otras capacidades cognitivas y también del estado de ánimo y de la conducta; de tal manera que los problemas, a medida que pasa el tiempo, se multiplican, y a la pérdida de memoria se le añade la desorientación que lleva a la persona a perderse por lugares que hasta entonces conocía, dificultad para ir a las compras (ya que no recuerda lo que ha de comprar), el modo en el que ha de manejar el dinero (ya que le falla el cálculo), el repetir una y otra vez las preguntas (ya que no recuerda que lo ha hecho hace unos instantes), la dificultad para realizar cosas fuera de la rutina, la lentitud para completar las tareas del día a día, el cambio de humor con irritabilidad y otras manifestaciones de la conducta que conllevan un cambio de la personalidad.

Muchas gracias por su confianza.

Atentamente”,

Doctor Secundino López-Pousa

Para más información, puede adquirir nuestro libro Alzheimer. Guía práctica para conocer, comprender y convivir con la enfermedad a través de este enlace: http://bit.ly/28JnrHk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *